Tipos De Cirugías De Fibromas | Clases De Cirugías De Fibromas

Los fibromas son comunes, pero es un desafío para los médicos determinar qué porcentaje de personas los tienen, ya que no todos experimentan síntomas. Según diversas estimaciones, los fibromas pueden afectar entre el 20% y el 80% de la población femenina menor de 50 años.  Sin embargo, otras personas experimentan dolor abdominal, presión, hinchazón, dolor durante las relaciones sexuales, micción frecuente y períodos abundantes o dolorosos. Estas personas pueden requerir cirugía. En este artículo, obtenga más información sobre los tipos de cirugías de fibromas, incluidos los tipos, los riesgos y qué esperar.

Tipos de cirugías de fibromas

Existen varios enfoques quirúrgicos diferentes para tratar los fibromas. Los tipos de cirugías de fibromas que una persona puede tener dependerán de la ubicación del fibroma.

Un médico generalmente recomendará opciones más conservadoras, como medicamentos, antes de considerar la cirugía. En los casos en que los medicamentos y otros tratamientos no funcionan, los tipos de cirugías de fibromas u opciones quirúrgicas incluyen lo siguiente:

fibromas

1.- Miomectomía

La miomectomía es un procedimiento quirúrgico que elimina los fibromas. Dependiendo de la ubicación de estos crecimientos, un cirujano también puede tener que extraer otros tejidos en el proceso. Los cirujanos ofrecen diferentes técnicas de miomectomía.

La técnica tradicional es bastante invasiva ya que utiliza un corte relativamente grande. Esta incisión puede ir desde el ombligo hasta la línea del bikini o correr horizontalmente a lo largo de la línea del bikini. Algunos cirujanos también realizan cirugías laparoscópicas, que usan incisiones más pequeñas pero requieren más habilidad.

Aunque una miomectomía preserva el útero, las mujeres que desean quedar embarazadas deben hablar con un médico sobre las posibles complicaciones. Las personas con fibromas muy grandes o profundamente incrustados solo pueden tener partos por cesárea después de este procedimiento.

Se pueden desarrollar nuevos fibromas después de una miomectomía, lo que significa que no es una solución permanente para todos.

2.- Procedimiento de ablación por radiofrecuencia

La ablación por radiofrecuencia destruye los fibromas mediante corriente eléctrica, láser, terapia de frío o ultrasonido. Requiere solo una pequeña incisión.

Sin embargo, puede causar complicaciones peligrosas en el embarazo, como cicatrices e infecciones, por lo que los médicos no lo recomiendan para quienes planean futuros embarazos.

La ablación por radiofrecuencia puede ser una buena opción para las personas que consideran una histerectomía y desean un procedimiento menos invasivo.

3.- Ablación endometrial

La ablación endometrial no elimina los fibromas, pero puede ayudar a aliviar el sangrado abundante.

Durante la ablación endometrial, un cirujano utiliza una variedad de técnicas, que pueden incluir calor, corriente eléctrica, congelación, láser o cable, para destruir el revestimiento del útero. Estas técnicas reducen o detienen el sangrado abundante.

Este procedimiento es menos invasivo que algunas otras opciones quirúrgicas. A veces, los médicos incluso pueden realizarlo de forma ambulatoria en su consultorio.

Además, es otro de los tipos de cirugías de fibromas que puede evitar que las mujeres puedan quedar embarazadas en el futuro, por lo que no es una buena opción para aquellas que aún desean tener hijos.

4.- Embolización de fibromas o arterias

Un médico puede localizar los vasos sanguíneos que alimentan el fibroma e interrumpir su suministro de sangre. Durante este procedimiento, insertarán un tubo en los vasos sanguíneos que suministran el fibroma y luego inyectarán pequeñas partículas que bloquean el suministro de sangre del fibroma. La falta de sangre reduce los fibromas.

Los médicos pueden realizar este procedimiento de forma ambulatoria o interna, y la recuperación suele ser bastante sencilla. Los fibromas generalmente no vuelven a crecer después de la embolización.

Si bien el embarazo a veces es posible después de la embolización de fibromas, los médicos no saben lo suficiente sobre los riesgos. Por lo tanto, no recomiendan este procedimiento para mujeres que desean quedar embarazadas.

5.- Cirugía de ultrasonido focalizado guiado por resonancia magnética

En el ultrasonido focalizado guiado por resonancia magnética (MRgFUS), un médico usa un ultrasonido para calentar y destruir fibromas.

Este procedimiento puede apuntar a los fibromas individuales y evitar afectar el tejido sano circundante. Un médico realizará una resonancia magnética para determinar si una persona es un candidato adecuado para MRgFUS. Es posible que no recomienden MRgFUS si los fibromas son demasiado grandes o están demasiado cerca de los huesos o los intestinos.

MRgFUS puede ser una buena opción para las mujeres que planean quedar embarazadas, ya que deja el útero intacto. Sin embargo, se necesitan más datos para confirmar su seguridad para estas personas.

tipos de cirugías de fibromas

6.- Histerectomía

Una histerectomía es uno de los tipos de cirugías de fibromas utilizados para extirpar el útero y, a veces, los ovarios. Una histerectomía elimina permanentemente los fibromas uterinos.

Este procedimiento no es una opción para quienes planean un embarazo futuro, ya que extirpa el útero. Algunas personas optan por dejar los ovarios en su lugar para que continúen produciendo estrógenos.

Un cirujano puede realizar una histerectomía laparoscópica, que utiliza varias incisiones pequeñas y una pequeña cámara para ayudar al cirujano a ver el interior del abdomen. Una histerectomía abierta requiere una gran incisión entre el ombligo y la línea del bikini.

Otra opción es una histerectomía vaginal, que es el enfoque que prefiere la mayoría de las personas. En este procedimiento, un cirujano extirpará el útero a través de la vagina.

Una histerectomía vaginal puede no ser posible si el útero o el mioma es demasiado grande para pasar a través de la vagina.

Las personas que se someten a una histerectomía abierta pueden tener un tiempo de recuperación más largo. Los médicos generalmente recomiendan una histerectomía solo para aquellos cuyos fibromas son muy grandes o interfieren significativamente con su calidad de vida.

Las personas que tienen otros problemas de salud reproductiva, como la endometriosis, pueden encontrar que una histerectomía proporciona un alivio significativo de los fibromas y otros síntomas.

7.- Morcellation

La morcelación es un procedimiento que reduce el tamaño de los fibromas para que un cirujano pueda extirparlos a través de una pequeña incisión en el abdomen. Un médico puede usar la morcelación durante una miomectomía, histerectomía u otra cirugía.

Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) advierte que la morcelación conlleva riesgos significativos.

Si bien los fibromas no son cancerosos, el cáncer uterino es más común en personas sometidas a cirugía de fibromas de lo que los expertos pensaban anteriormente.

También puede ser difícil distinguir entre un fibroma y un tipo de cáncer que se ve igual. Según la FDA, la morcelación puede propagar inadvertidamente un cáncer que se asemeja a un fibroma.

Conclusiones

La cirugía puede cambiar la vida de las personas cuyos fibromas interfieren con su calidad de vida, ya que puede mejorar muchos aspectos de su salud.

Sin embargo, todas las cirugías presentan algunos riesgos, por lo que es vital explorar todas las opciones de tratamiento. Un médico puede aconsejar sobre qué cirugías pueden ser apropiadas. Una persona también puede desear considerar buscar una segunda opinión antes de aceptar la cirugía.

Deja un comentario